Páramo de Quilinsayaco

Páramo de Quilinsayaco

LOS APELLIDOS DEL TURISMO

 

Entendiendo el turismo como una actividad que realiza el ser humano en algunos momentos específicos de su vida y en la que intervienen componentes como el desplazamiento fuera del lugar habitual de residencia por un tiempo determinado y cerrando el ciclo con un retorno al sitio de origen, existen otros temas por contemplar, que son las motivaciones que tiene el sujeto turista y la forma en las que suceden mientras se desarrolle la actividad turística.

La "PIEDRA del BOMBO" es un atractivo natural que aparece después de una placentera caminata de tres horas

La «PIEDRA del BOMBO» es un atractivo natural que aparece después de una placentera caminata de tres horas

En algunos casos de turismo está presente la pernoctación en el lugar de destino como un componente más de la actividad turística. Ahí es cuando otros actores como los hoteles y todas las derivaciones de los variados sistemas de alojamiento entran a jugar un papel complementario en el turismo.

El turista pretende entretenerse, divertirse y aprender,  y de paso reponerse del famoso estrés que causan la rutina, el trabajo o el estudio cotidianos. Busca cambiar de sitio, de actividad y recrearse. Por su parte, el prestador de servicios turísticos tiene entre sus motivaciones crear un proceso económicamente productivo, socialmente vinculante y éticamente responsable con el entorno y el medio ambiente. Un gana-gana en doble vía.

 

TURISTA – ATRACTIVO TURÍSTICO –  PRESTADOR DE SERVICIOS TURÍSTICOS

Existen infinidad de formas de concebir la actividad turística para que el sujeto turista se sienta satisfecho al final de la experiencia. Desde el otro lado está el prestador de servicios y quien tiene la tarea de ser el facilitador que haga del turismo una sensación que resulte placentera e inolvidable. Y en la mitad, se encuentra el ATRACTIVO TURÍSTICO que impulsa a los dos actores a desenvolverse generando lo que conocemos como turismo.

Tanto los turistas como los prestadores de servicios turísticos y afines a la actividad turística, tenemos una gran responsabilidad: cuidar y preservar los atractivos turísticos. No dañar el medio ambiente, protegerlo y mantenerlo limpio. ¡Vaya responsabilidad!

Pero básicamente la motivación es la que hace que se hable de turismo y no de otra actividad. Por ejemplo, una persona se puede desplazar de un lugar a otra parte y después volver a su lugar de origen, y a pesar de ello no ser un turista, ni estar realizando turismo. Y otro componente que también marca una diferencia es el TIEMPO TURÍSTICO en el que se realizan los desplazamientos y las actividades.

MAY 04 13 (46)-min

El SENA ha sido participe en la preparación de las nuevas generaciones para recibir con idoneidad y sentido de pertenencia a nuestros visitantes

 

TIEMPO TRABAJO y TIEMPO LIBRE

Para que se hable de turismo, este se debe desarrollar en el tiempo libre. De otra forma, estaríamos hablando de trabajo. Imaginémonos al conductor de una camioneta de pasajeros que se desplaza fuera de su lugar habitual de residencia, que además se queda un tiempo en su destino haciendo actividades durante su permanencia, y quien finalmente se devuelve a su lugar de origen. Esto sucede durante su tiempo de trabajo, y por lo tanto no está turisteando. Está trabajando.

 

TURISMO Y RECREACIÓN

Otro caso que vale la pena mencionar como ejemplo, es el del ciudadano que usa su tiempo libre para ir a divertirse a la piscina de su entorno, pero que no se desplaza grandes trayectos para ir hasta el lugar de esparcimiento. Este personaje no está haciendo turismo pero se está recreando.

Basándonos en lo expuesto anteriormente, vemos que se pueden generar sucesos independientes y que a pesar de que normalmente son componentes de la actividad turística. Si los acontecimientos componentes del turismo no están todos presentes en la misma acción, se podría estar tratando de otra manifestación diferente que no necesariamente se podría llamar turismo.

MAY 04 13 (135)-min

Aguas termales naturales provenientes del volcán Patascoy, el cerro tutelar del Valle de Sibundoy, alimentan la piscina que sirve para la recreación de los lugareños y de turistas

Pero son las motivaciones que le dan los apellidos al turismo las que terminan por calificarlo de diversas maneras. En el Valle de Sibundoy se podrían mencionar entre otros, algunos de los siguientes apellidos para el turismo: TURISMO DE AVENTURA, TURISMO ECOLÓGICO, TURISMO CULTURAL, TURISMO DE TERMALISMO, AGRO-TURISMO, TURISMO RELIGIOSO. Y somos sus habitantes en equipo los encargados de que todo funcione bien para que el turista satisfecho vuelva y traiga más turistas.

Disponer de atractivos naturales potencialmente atractivos para la actividad turística no nos hace convertirnos automáticamente en receptores de turismo. Es el manejo responsable y la concordancia de las acciones, con una preparación adecuada de los actores humanos que intervienen en el proceso y una correcta educación en la ciencia turística , lo que finalmente terminará convirtiéndonos en lo que queremos llegar a ser: un referente turístico que identifique a una zona y a sus moradores unidos en el mismo propósito.

 

¡Está en nuestras manos trabajar por este importantísimo renglón de la economía de la región!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *