ABR 04 17 (5)

Lo que significa ser ZONA LIBRE DE BRUCELOSIS BOVINA

En el año 2011 se hicieron todos los protocolos para certificar la región como la cuarta zona libre de brucelosis en el país. Los más de 1.100 ganaderos lecheros aportan diariamente con su producción de más de 36.000 litros de leche la cual es demandada en parte por la industria lechera formal y otra por los queseros regionales.

IMG_0035-min

Una zona declarada LIBRE DE BRUCELOSIS BOVINA es garantía de sanidad para el consumidor

Algunas explotaciones y algunos ganaderos tradicionales, así como sus nuevas generaciones, ya presentan muestras de una transformación de su actividad ganadera, destacándose un gran interés por los sistemas silvopastoriles y una implementación de las BPG, es decir las Buenas Practicas Ganaderas.

Las enfermedades ZOONOTICAS son las que se transmiten entre los animales y los seres humanos. Una de ellas es la brucelosis bovina, enfermedad de control oficial en Colombia. Esto quiere decir que dentro de las políticas gubernamentales en la materia, está la de velar porque la enfermedad no se propague, y que además se prevenga con vacunación. El control oficial también se encarga de velar porque se cumplan los procedimientos fijados para manejarla en caso de que se presenten algunos brotes.

La brucelosis es una enfermedad bacteriana infecto-contagiosa producida por varias bacterias de la familia brucella, que ataca y afecta a los rumiantes, a los porcinos, a los caninos y al ser humano.

En los animales se presentan síntomas tales como una fiebre recurrente, problemas reproductivos, abortos que generalmente tienden a aparecer después del séptimo mes de gestación, y en los machos infectados se manifiesta con la inflamación de los testículos. En los humanos causa una fiebre intermitente e irregular motivo por el que también se le conoce con el nombre de fiebre ondulante. También se la conoce con el nombre de fiebre de Malta. En los humanos además de la fiebre intermitente también tiene otras manifestaciones como la artritis, daño al hígado, abortos, e inflamación de los testículos, entre otras. Puede llevar incluso hasta la muerte.

008 MAY 26 11 (1)

 

 

 

 

La transmisión de la bacteria brucella entre el ganado vacuno puede suceder por el contacto entre ellos y sus fluidos como la saliva, fluidos vaginales o seminales. Para la transmisión zoo-notica de los animales hacia el ser humano puede darse por la interacción con animales infectados, a través de contacto con la placenta o de fluidos del animal, o a través del consumo de leche cruda o sin pasteurizar, o sus derivados lácteos. Así son las principales formas como la enfermedad de brucelosis se transmite a los humanos.

 

 

 

 

Para saber si un animal está infectado con brucelosis no basta con tratar de detectar las manifestaciones que se han enunciado, porque no todas se dejan ver. Incluso una vaca puede estar infectada con brucelosis y no presentar ningún síntoma. Valiéndose de un sangrado (sacándole sangre) y después de un examen de laboratorio se confirma o se descarta la presencia de la enfermedad en el animal. Hay métodos de detección de la brucella como la ELISA INDIRECTA o la ROSA DE BENGALA. Esta última es más rápida y se usa para descartar la presencia de la enfermedad. Sin embargo, cuando aparece un caso que da positivo a brucella, y para descartar que no se trate de un falso positivo a brucella, se usa el método de ELISA INDIRECTA. Si aun así, sigue dando positivo, hay que descartar el animal.

 

Por la forma en la que se transmite la enfermedad, si un predio se cerífica como libre de brucelosis, esta condición se debe mantener en el tiempo y por ello hay que buscar anualmente una ‘re-certificación’ lo que implica que hay que hacer un nuevo sangrado para mantener la calidad de predio libre de brucelosis. Y esto tiene un precio por animal, que se debe ver reflejado en la sanidad del hato, mejorando la reproducción y llevando al punto de cero los casos de aborto.

 

Otro beneficio, este desde el punto de vista económico, es el relativo a que la industria láctea cumpliendo con lo dispuesto en la resolución 17 de 2012, debe reconocer una compensación de $10,00 pesos por litro en el precio pagado al productor en un predio libre de brucelosis.

 

El 14 de diciembre de 2012, mediante resolución 5478, el ICA declaró el Valle de Sibundoy, como zona libre de brucelosis, condición que sostuvo durante un año, y que debía mantenerse al ser renovada haciendo un análisis previo de la totalidad de la población objeto de muestreo.

 

 

Independientemente de que se quiera o no, obtener y mantener la condición de predio, o en este caso zona libre de brucelosis, lo que si hay que hacer es, observar unas normas mínimas para mantener el hato sano y por consiguiente la salud de la población que consume los productos derivados. Por lo tanto es importante cumplir con lo dispuesto en la normatividad para las enfermedades de control oficial como la brucelosis. Estas son las dos más importantes:

 

Vacunar con cepa 19 o RB51 las terneras que tengan entre tres y ocho meses de vida, en los ciclos establecidos por el ICA, y

Evitar consumir leche cruda o productos derivados de la misma como quesos o cuajadas sin que hayan sido sometidos a procesos de pasteurización.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *